viernes, 15 de febrero de 2013

PREVENCIÓN DIFICULTADES EDUCACIÓN INFANTIL 3 AÑOS


      Buenos Días:

     Durante este trimestre voy a llevar a cabo sesiones de prevención de dificultades en el lenguaje oral en las aulas de Educación Infantil. Las primeras aulas en recibir esta visita son las de 3 años A y B. 
    La finalidad de las mismas es detectar y valorar las posibles dificultades que presenta nuestro alumnado en el lenguaje oral. 
   Durante estas sesiones evaluaré el lenguaje de nuestro alumnado gracias a juegos, cuentos, canciones,.. También, y debido a la problemática que tenemos en el centro con el uso de chupete y biberón por parte de nuestros alumnos y alumnas de educación infantil, consultaremos e intentaremos concienciar a los mismos de los problemas que provocan su uso continuado.

     Secuencia de tareas a realizar en las aulas de 3 años:

  1. Rutina inicial: Me presento a los alumnos y alumnas, para ellos soy la seño MANO y LI. Para que pronuncien adecuadamente mi nombre se lo segmento, primero presento mi mano: MANO y después les digo LI. Para evitar que digan: baloli, mamoli, aloli,... finalmente, y después de la explicación, ellos me nombran correctamente: Manoli, la seño de la lengua. 
  2. "La casita de la lengua": Es un juego divertido y sencillo a través del cual conocen cada una de las partes que forman la boca. Gracias a este ejercicio también trabajamos ejercicios de práxias linguales, favorecedores de una buena articulación posterior.
  3. Cuento "El niño que no sabía comer" Les cuento este cuento que narra la historia de un niño que no sabía comer porque estaba acostumbrado a que su mamá y su papá siempre le ayudarán demasiado. Ellos y ellas comprenden que cada día son más mayores y tienen que ir aprendiendo a realizar pequeñas tareas en casa sin ayuda. 
  4. Apoyándonos en el cuento anterior dialogamos sobre las cosas que sabemos hacer como "mayores"; esto es una cosa que les gusta mucho, puesto que todos y todas quieren ser mayores, no bebes. Hablamos de cosas que son capaces de hacer por ser mayores: correr, saltar, bailar, comer solitos, ir al baño solos,... y recordamos las que hacen los bebes: llevar chupete, beber biberón, dormir todo el día, usar pañal,...
  5. Concienciados por ser mayores preguntamos por el uso en la actualidad de chupete o biberón. Dialogamos sobre las respuestas.
  6. Por último y para despedirnos con un buen recuerdo de la sesión trabajamos las onomatopeyas usando sonidos de animales. Al escuchar su nombre cada uno se dirige a su sitio siendo el animal que le diga la seño

3 AÑOS A


     En este aula han faltado 6 alumn@s por lo solo tenía 8 alumn@s para trabajar. Me han recibido muy contentos e ilusionados; además la seño Paqui ya les había hablado de mí. Debatían, a mi llegada, sobre el uso del chupete y biberón. Por lo que he cambiado el orden de la sesión y hemos empezado trabajando esta temática. UNO de los alumnos del aula sigue usando chupete, aunque dice que solo para dormir y TRES beben la leche en biberón.
     Les he explicado la diferencia entre los bebes y los niñ@s.
     Hemos visto que los bebes duermen todo el día, usan chupete, biberón, lloran,… los niñ@s grandes saben saltar, saben bailar, no usan chupete, beben la leche en vaso o con pajita,… entre risas han comprendido que son niñ@s grandes por lo que tienen que hacer cosas de NIÑ@S GRANDES.

     Después hemos “limpiado la casita de la lengua”, ejercicio que sirve para ver la capacidad de movilidad y el tono de su propia lengua; así como notar si existe algún problema de frenillo lingual. Se nota después de esta tarea, que algunos alumn@s presentan una leve hipotonía lingual debido al uso, aún hoy, de biberón y/o chupete. Les cuesta mucho trabajo subir la lengua a la arcada dental superior con la boca entreabierta.
     
     Por último, les reparto una ficha de la boca para reforzar lo aprendido en el aula y cada alumno o alumna se va a su sitio siendo un animal diferente.






3 AÑOS B

     En el aula de 3 años B han faltado solo 2 alumn@s, por lo que he trabajado con 13 alumn@s, de los cuales TRES siguen usando chupete en casa y DOS biberón.
     Me llama la atención sobre todo, con bastante preocupación, uno de los alumnos del aula, pues tiene la boca tan acostumbrada a llevar el chupete que no solo tiene deformada la arcada dental sino que no es capaz de permanecer con la boca cerrada a no ser que se lo pidas; con el consiguiente problema para controlar el babeo.
     Como padres y madres, que queremos lo mejor para nuestros hijos e hijas no debemos caer en estos errores.
     Un bebe al nacer presenta un reflejo de succión gracias al cual sobrevivimos, pues nos hace saber mamar adecuadamente. Este reflejo se calma con el uso del chupete en los bebes.
     Pero un niño de 3 años NO NECESITA calmar el reflejo de succión pues es capaz de comer sin necesidad de succionar. Somos nosotros los que le GENERAMOS esa necesidad utilizando el chupete como CONSUELO para todos sus rabietas, llantos,… provocando en el pequeño la necesidad de tener algo en la boca para estar tranquilo.
      Además el uso continuado de ambas cosas provoca que no maduren adecuadamente la lengua, labios, dientes,… provoca falta de tono de la lengua, labios,… factores que dificultarán al niño o niña tareas tan necesarias como la MASTICACIÓN Y EL HABLA.
     Por el resto, la sesión transcurrió sin mayores dificultades, disfrutando los alumnos y alumnas mucho de mi visita; pues para ellos es algo novedoso y atractivo.

Finalizamos la sesión con la entrega de un dibujo de la boca para trabajar las distintas partes que la forman.  




     




 









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada